Las maletas

Hacer el equipaje es la peor parte de viajar, bueno, eso y los retrasos, los autobuses con el reloj fuera de hora y que te toque de compañero de asiento un gilipollas con los cascos a todo volumen.

Pero hoy lo peor es lo de hacer las maletas, que por si fuera poca tortura tener que pensar qué te vas a poner los próximos cuatro meses, resulta que estando a 38 grados y con un desecante 7% de humedad, tienes que pensar en ropa para un lugar donde ha empezado el invierno. Eso significa tocar jerseis, chaquetas y prendas que no te apetece nada ponerte.

Y cuando lo asumes, resulta que te enteras que te vas a un país más o menos subtropical y tu equipaje acaba convertido en un mezclillo de chaquetas de lana y pantalones cortos.

Y es entonces cuando decides que ya no lo vuelves a revisar y rezas a todos los dioses (especialmente a los guaraníes) para no haberte equivocado demasiado.

Leave a Reply